La información nutricional de la carne es conocida por la mayoría de las personas, porque es un alimento completo, muy beneficioso para nuestro organismo, y además es delicioso para nuestro paladar. Como todos los alimentos, su ingesta en el plazo de una semana debe ser controlada y variada para mantener una dieta equilibrada y aprovechar al máximo todos los beneficios que puede aportarnos, de forma que se evite el daño que puede ocasionarnos el consumo excesivo de carne, como incrementar nuestros niveles de colesterol.

Unos tipos de carne tienen más grasa que otros, y ciertas carnes tienen más sabor que otras, y los precios de estas características varían. Por ejemplo, la pechuga de pavo es la carne con menor contenido graso, el conejo y el pato, mientras que la carne embutida suele tener el mayor contenido de grasa y es la carne más magra que podemos encontrar.

Según nuestras necesidades, podemos elegir entre una variedad de carnes, porque todas contienen proteínas y vitaminas beneficiosas para el organismo humano, pero según más factores, elegiremos una de ellas.

¿Qué nos puede aportar comer carne?

T-Bone Steak freshly roasted on Barbecue Grill

Estimula el sistema inmunológico. Las vitaminas B en el ganado bovino, como la B12 y B2, y la vitamina B1 en el cerdo, juegan un papel muy importante en el metabolismo y la circulación sanguínea. Además de la carnitina, la carne también contiene muchas proteínas y zinc, y la carne también contiene muchas proteínas y zinc, lo que promueve el crecimiento y la reparación de los músculos. La gran cantidad de proteína y zinc en la carnitina también puede promover el consumo de ácidos grasos en el cuerpo, convirtiendo así la grasa en energía.

Gracias a los minerales de la carne, como hierro, calcio, fósforo, magnesio y potasio, el consumo de carne puede mejorar y apoyar la salud digestiva, la circulación sanguínea y la función cerebral, evitando así problemas de salud como la anemia; además de que algunas carnes contienen zinc, que es muy beneficioso para la piel, las uñas y el cabello. Además, la carne tiene un alto contenido de humedad, lo que ayuda a la hidratación de nuestro cuerpo. La carne también nos proporciona los tipos de aminoácidos que ayudan a la digestión, y nuestros propios cuerpos no pueden producir estos aminoácidos.

La carne de oveja o cordero también contiene ácidos grasos beneficiosos, como el Omega 3 y el Omega 6, que tienen efectos antiinflamatorios y potencian las defensas, por lo que, como decíamos antes, también tiene un efecto positivo sobre el sistema inmunológico.

Como hemos visto, la carne incluida en la dieta es muy beneficiosa para nuestro organismo, si quieres adquirir carne de calidad puedes comprarla de una carnicería a domicilio, como del frigorífico online Lorenzo Amaya

belenesnoticia.com.ar